El calor de una madre es fundamental para cualquier niño, sobretodo su atención y cariño al venir al mundo, pues es una de las necesidades principales de toda persona. Son pocas las cosas que necesitamos como "fundamentales". Pero, el primer terror que llegamos a experimentar es...