Curiosidades Espiritualidad

10 proverbios africanos ancestrales

En África existen muchas culturas cada una cuentan con cientos de años de tradiciones. Además que la cuna de la humanidad se encuentra en este continente junto con los herederos de estas sociedades antiguas. En los proverbios africanos encontraremos una muestra de esa sabiduría ancestral.

Gran parte de los proverbios africanos han dado origen a refranes y principios en culturas de otros continentes. Y desde luego seria así, ya que muchos de ellos son hermosos y profundos.

“Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias de caza siempre glorificarán al cazador”.

-Proverbio africano de Nigeria-

Te presentaremos varios proverbios africanos, se centran en distintos temas pero todos tienen un mismo objetivo: servir de guía para la vida. Son sencillos pero cargados de razón y profundidad.

Proverbios africanos sobre cazadores

Gran parte de estos proverbios hablan de la caza, esto es así ya que estas culturas conviven con la naturaleza fiera. En este proverbio nigeriano nos habla de la importancia de estar alertas: “El cazador no se frota con grasa y se pone a dormir junto al fuego”

Este nos presenta una bella metáfora: “El cazador que persigue a un elefante no se detiene para tirar piedras a los pájaros” es uno de los proverbios procedentes de Uganda.

Pueden ser interpretado de dos formas. Una de ellas es, que cuando se libra una lucha por un objetivo grande, no debemos distraernos con pequeños combates. Otra, que quien tiene grandes objetivos está obligado de alguna manera a seguir adelante, sin detenerse.

Con este proverbio veremos una linda enseñanza “Un tigre no tiene que proclamar su fiereza”. Nos enseña que las personas que son fuertes no tienen porque demostrarlo. Como los tigres que que solo muestran cuando es necesario, a diferencia de los débiles e inseguros que buscan la aprobación en todas su acciones.

Proverbios de cautela

En muchas de las culturas antiguas la cautela/prudencia en sus hombres era muy valorada, para la época todo era desconocido sorprendente y visualmente amenazante.

Por eso varios de los proverbios africanos hablan de la prudencia. Este es uno de ellos “Un hombre no vaga lejos de donde se esta asando su maíz

De igual forma en un proverbio suajili dice “Si no tapas los agujeros tendrás que reconstruir las paredes” Este proverbio y el anterior hablan de la importancia de mantener y cuidar lo que tenemos.

Otro proverbio africano señala “El mal penetra como una aguja y luego es como un roble” tiene un tono poético y esta vez la advertencia se centra en el mundo espiritual.

Muestra que los sentimiento negativos empiezan sutiles y casi imperceptibles, pero cuando se les deja crecer se convierten en virus resistentes difíciles de eliminar de nuestro interior.

Advertencias milenarias y proverbios de esperanza

En Burundi es muy popular este proverbio “No puedes esconder el humo si encendiste fuego” señalándonos que todas las acciones siempre tienen una consecuencia visibles, por mucho que tratemos de ocultarlas. Cualquier acto deja un huella, por muy discreta que sea.

Otro proverbio nos habla de los efectos de dejarse llevar por las emociones incontroladas “La pasión y el odio son hijos de bebidas que embriagan” algo que es muy cierto y realista, el sentimiento y las pasiones extremas terminan apoderándose de la voluntad cuando se les deja crecer.

Pero así como algunos proverbios advierten sobre riesgos o malos sentimientos, también hay otros que llaman a cultivar la esperanza “Recuerda, si hay tormenta, habrá arcoiris” algo muy cierto, porque después de los momentos difíciles llegan las cosas buenas.

“El rió se llena con arroyos pequeños” nos ayuda a entender que las grandes acciones se logran con pequeños logros.

Todos los proverbios africanos son realmente hermosos. Se trata de afirmaciones que se han ido repitiendo de generación en generación. Pero a su vez han logrado educar a comunidades completas.

Son sin dudarlo un importante legado del que todos podemos aprender y con el que podemos fascinarnos una y otra vez.