Curiosidades Salud

Razones por las que ya no debes calentar tu comida en el microondas

El horno microondas es uno de los inventos tecnológicos más empleados dentro del hogar durante las últimas décadas debido a su fácil uso y limpieza.

Comúnmente las personas emplean el microondas para recalentar sus alimentos o para la preparación de ciertas comidas que requieren de calentar para cocinar.

Es por ello que el microondas es una de las mejores alternativas especialmente para trabajadores de oficina y estudiantes. Quienes experimentan en su día a día horarios apretados que dificultan el preparar las comidas de cada día.

Por lo que es bastante común que las oficinas, centros de estudio y otros sitios de trabajo posean microondas para que las personas recalienten sus alimentos. Lo cual es una práctica muy común ya que permite a los usuarios, en tan solo unos minutos recalentar sus almuerzos como si estuvieran recién hechos.

Sin embargo, pese al beneficio que representa en el día a día, el uso prolongado del horno microondas también posee efectos secundarios en la salud. Es por ello que hoy te presentamos algunos aspectos que debes tener en cuenta al emplear este dispositivo.

Riesgos de calentar frecuentemente tu comida en el microondas

Nido de bacterias

Al usar el microondas, su calor no logra penetrar las piezas más gruesas de los alimentos, por lo que no se calientan por igual. Esta sensación no solo representa un malestar para tu gusto. Ya que al no calentar suficiente la comida, ciertas bacterias podrían sobrevivir y causar malestares gastrointestinales.

Lo recomendable es dejar reposar la comida durante unos minutos antes de retirarla para que el calor se distribuya por toda la superficie uniformemente.

Destruye las enzimas y nutrientes

Ciertos alimentos pueden llegar a perder hasta el 75% de sus nutrientes y antioxidantes al recibir las ondas electromagnéticas del microondas. Ya que al interactuar con la comida pueden llegar a alterar su estructura química. Por lo que es mejor recalentar en la cocina a fuego lento para no perder ningún nutriente.

La comida pierde su sabor

Al recalentar la comida puedes degustar un sabor más suave que el del plato preparado en casa empleando un horno tradicional o sartén. Esto se debe a que los alimentos no se calientan uniformemente y ciertos químicos se evaporan, modificando su sabor original.

Deshidrata los alimentos

El calor de las ondas electromagnéticas afecta directamente a las moléculas de agua de los alimentos. Esto hace que se evaporen los líquidos de la comida y se deshidraten con mayor velocidad, que al ser preparadas fuera del microondas.