Espiritualidad

Lo que otras personas piensen de ti es su realidad, no la tuya

El entorno es una parte importante para el desarrollo de cada persona, sin embargo, este puede llegar a influir y construir una imagen de ti, alejada de la realidad.

Esto se debe a que las personas mediante su sentido de la percepción tienden a crear una imagen sobre los demás individuos. Sin tener en consideración, tus motivos, razones, sentimientos, experiencias, moral o pensamientos, que forman parte de quién eres en la realidad.

Cada individuo en algún punto de su vida, tiene problemas para entenderse a si mismo y a las cosas que desea hacer o que quiere intentar. Ya que somos seres cambiantes lo que dificulta alcanzar una compresión del 100%, de todas las cosas que te pasan en la vida, modificando de forma constante nuestra percepción de la realidad.

Pese a ello, las personas de tu entorno, construyen una imagen falsa sobre ti, basada en la poca información que han recibido o percibido sobre tu personalidad y carácter. Hasta el punto de criticar y opinar sobre tu vida, decisiones, acciones e intereses con el objetivo de causarte daño.

Sin embargo, sólo tú eres consciente de quien eres en realidad, de tus intereses, actitudes, defectos o virtudes. Por lo que debes aprender a alejar e ignorar a aquellas personas que sin derecho alguno, se sienten en la capacidad y con el poder de criticarte en base a sus opiniones personales.

Protege tu realidad de la fantasía de otros

Las opiniones de tu entorno pueden llegar a afectar tu autoestima, personalidad, forma de actuar, de pensar y de ser, debido al deseo de querer ser aceptado en los círculos sociales que te rodean.

Al vivir constantemente pendiente de las opiniones de otras personas, tiendes a perder tu sentido de la realidad. Al verte en la necesidad de crear una máscara que muestre un falso ser, con acciones, estilo, actitudes acorde para la sociedad donde te desenvuelves.

De ahí la importancia de aprender a cortar lazos y alejarte de aquellas personas que solo te brindan energías negativas. Ya que te impiden alcanzar la felicidad, al obligarte a restringir tus pensamientos y verdadera forma de ser.

Aprende a disfrutar de quien eres en realidad y libérate de todas aquellas cadenas y prejuicios que te imponen las personas de tu entorno. Al ser honesta con tus sentimientos y emociones, lograras atraer a las personas correctas a tu vida, quienes serán atraídos por tu grandiosa forma de ser.