¡Descubre los 5 Secretos del Autocontrol del Budismo Tibetano!…

¡Descubre los 5 Secretos del Autocontrol del Budismo Tibetano!…


Seguramente hemos escuchado que existen muchos secretos acerca del autocontrol, pero la realidad es que no existe ningún misterio de otro planeta.

Simplemente se trata de aplicar el sentido común, para poder llevar una vida donde la mente y el corazón se encuentren estimulados y constantemente exaltados.

Sin embargo, son muchas las veces que no nos gusta mantener la calma en momentos difíciles y afrontar cualquier problema con la serenidad necesaria para mantener en equilibrio nuestro autocontrol. Ese estado de tranquilidad no reacciona de forma inmediata a nuestro llamado.

En ocasiones, no hemos desarrollado las herramientas para darle un alto a cualquier impulso, o es que quizás no conocemos las estrategias esenciales para conseguirlo.

Es ahí, donde los secretos acerca del autocontrol del budismo tibetano pueden ser de gran ayuda en este tipo de situaciones y mejoran nuestro autocontrol. El instinto hace que reaccionemos de manera impulsiva cuando sentimos cualquier amenaza.

Por ello debemos ser capaces de tranquilizarnos y esperar 10 minutos antes de brindar una respuesta. De esta forma brindaremos una replica mas positiva y mejor estructurada, que aquella que otorgamos al dejarnos llevar por la presión. Siendo este el principal secreto del autocontrol (aunque es más occidental que tibetano).

Sin embargo, llevar una vida de autocontrol, no es precisamente una tarea fácil, ya que requiere de ciertos pasos y medidas, que debemos seguir para lograr la moderación y el control esperado. A continuación, presentamos los cinco pasos vitales para lograr el autocontrol:

Meditación

La meditación es una práctica empleada con el objetivo de aprender a aclarar la mente, y dejar de lado las preocupaciones y molestias innecesarias que pueden nublar el juicio.

Al meditar, fortalecemos nuestra mente especialmente contra aquellas acciones que nos afectan a nivel emocional. De esta forma, no importa la situación en la que te encuentres, asegúrate de respirar y de meditar aunque sea por unos 5 minutos. En poco tiempo notaras la diferencia entre una mente calmada y una alterada.

Comer es una muestra de autocontrol

Pese a lo sorprendente que pueda resultar, el acto de comer es clave para el autocontrol. Especialmente, ya que al controlar nuestras acciones, llegamos a conservar las reservas de glucosa de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, al disminuir los niveles de glucosa, se nos dificulta aún más, el pensar con claridad y mantener el control en nuestro accionar. Según un estudio, las personas con bajos niveles de azúcar en la sangre tienden a poseer conductas impulsivas debido a esta problemática.

Aceptar y enfrentarte a tus emociones

Las emociones de una persona permanecen en constante movimiento a lo largo de su vida. Y es que las emociones tienden a ser como las olas del mar, en constante movimiento y evolución hasta desaparecer.

Por ello es importante aprender a enfrentar y aceptar nuestros sentimientos, con control, no dejándonos sumergir por ellos, sino dejando que esta cumpla su ciclo de vida, hasta desaparecer o atenuarse.

De esta forma aprenderemos a reconocer y manejar de forma efectiva aquellas emociones como la ira y el miedo, los cuales tienden a apoderarse de nuestra mente y corazón de forma inmediata si las dejamos libre sin moderación.

Ejercicio

Las actividades físicas son ideales para el perfecto equilibrio entre la mente y el cuerpo, ya que mediante el ejercicio liberamos el estrés acumulado en el día a día.

Realizar una caminata simple es capaz de ayudarnos a relajarnos y liberarnos de las emociones apresuradas que agobian nuestra mente. Con tan solo 10 minutos de ejercicio al día, lograremos despejar la mente, al tiempo que cuidamos de nuestro cuerpo.

Dormir es parte del autocontrol

autocontrol

Aunque no lo creas, el acto de descansar correctamente, es un paso fundamente para lograr obtener una salud mental perfecta. Esto se debe a que una mente agotada, tiende a ser propensa a manifestar emociones negativas de forma descontrolada.

Especialmente, dado que al no disfrutar de una noche de descanso, los niveles de glucosa en el cerebro tienden a disminuir de forma drástica. Así que tras una noche de insomnio o trasnocho, nuestro mejor aliado son los alimentos azucarados.

Sin embargo, el mejor remedio para la estabilidad y tranquilidad de nuestra mente, sin duda es una noche de competo descanso.