Espiritualidad

Una mala persona no llega a ser nunca un buen profesional afirma el padre de las inteligencias múltiples Howard Gardner

La forma de actuar y pensar de una persona puede llegar a generar efectos positivos o negativos en su vida, relaciones, crecimiento y éxito.

El karma defiende que la persona que actúe bien, será recompensada por sus buenas acciones e igual de forma opuesta con quien actúa mal.

Este pensamiento funciona como una advertencia y a su vez, es una forma de inculcar desde tempranas edades, los efectos del karma. De esta forma incluso un niño logra comprender que sus acciones, palabras, gestos y pensamiento poseen consecuencias.

Dado que una de las primeras lecciones que toda persona recibe a lo largo de su crecimiento y desarrollo, es que cada acción genera una consecuencia. De esta forma, su postura y pensamientos referentes hacia otras personas y hacia la vida misma le generan beneficios o castigos.

Es por ello que normalmente la persona que actúa de forma correcta, con una moral, responsabilidad, consciencia y comprensión de sí misma. Logra obtener resultados óptimos en los distintos aspectos de la vida: romance, trabajo, estudio, éxito y desarrollo.

En base a esta afirmación, la persona que demuestra malicia, envidia, ira, rencor y desprecio hacia otros. Se enfrenta a recibir de parte de otros individuos y de la vida misma, este mismo trato deplorable, que utiliza como filosofía personal.

El actuar de una persona le brindará una recompensa o un castigo

 “Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”

Según explicó el padre de las inteligencias múltiples, Howard Gardner, la forma de pensar y actuar de cada persona determina su éxito o fracaso en la vida. De esta forma las buenas personas poseen mayor probabilidad de ser excelentes profesionales.

Mientras que las malas personas rara vez logran ser capaz de alcanzar el éxito profesional aunque pueden alcanzar cierta pericia técnica explicó el experto. Esto se debe principalmente a que un profesional necesita de compromiso, ética y excelencia, que se refleja de forma directa sobre su éxito en el trabajo.

Este conjunto de habilidades permite que una persona se desarrolle de forma positiva en los diferentes ámbitos de la vida, especialmente en el laboral. Mientras que aquellos que solo buscan satisfacer su ego, ambición y avaricia no logran alcanzar el éxito.

Gardner explica que aunque estos individuos logran hacer dinero, esto no significa que alcancen la excelencia, dado que carece de ética y de cualidades que nutran sus acciones y comportamiento.