¿Te gusta el aguacate? Acá te explicamos cómo cultivarlos en tu casa
Recetas Salud Vida Sana

¿Te gusta el aguacate? Acá te explicamos cómo cultivarlos en tu casa

El aguacate o palta, es uno de los ingredientes básicos de una dieta saludable y equilibrada

Es que esta rica fruta contiene vitamina B5, B6, C, K, E, y minerales como el potasio. Además es la ideal fuente de fibra y contiene un ácido graso conocido como «corazón sano» que también se encuentra en el aceite de oliva.

Sus increíbles beneficios y su gran versatilidad en la cocina, son la razón por la que el aguacate ha incrementado su popularidad en los últimos años. Puedes agregarlo en aderezos, ensaladas, como acompañantes en distintas presentaciones, sin llegar a aburrirte de su delicioso sabor.

El único inconveniente de esta rica fruta es su precio –dado que normalmente puede ser bastante cara en el mercado-, por ello, te explicamos cómo cultivar aguacates en tu casa y seguir gozando de su increíble sabor y beneficios para tu salud.

Cuidado con la semilla

– Introduce cuatro palillos (como los puntos cardinales) en la semilla del aguacate, esto servirá como soporte.

– Llena un recipiente con agua y coloca la semilla sostenida por los palillos dentro, de forma que solo una parte de la semilla entre en contacto con el agua.

– Deja la semilla en remojo entre 2 y 6 semanas en un lugar cálido, pero lejos de la luz directa del sol.

– Cada dos días cambia el agua del recipiente para evitar la presencia de bacterias que contaminen la semilla.

– En unas semanas, la semilla romperá su piel marrón y a través de una grieta en la parte superior comenzará a emerger la raíz. Las primeras raíces deben ser podadas, para permitir el paso a la raíz que necesitas para sembrar.

Hora de la acción, es momento de plantar y cosechar el aguacate

– En una maceta de terracota de entre 20 y 25 cm –con un buen drenaje para la etapa de riego- agrega tierra hasta 2 cm por debajo del nivel del borde. Puedes añadir fibra de coco, como abono, contribuyendo a lograr mejores resultados en la siembra.

– Introduce la semilla, de forma que las raíces queden en la tierra mientras que el resto de la semilla permanece expuesta hacia arriba sobre la tierra.

– Debes regar con el objetivo de mantener la tierra húmeda, pero sin excederte. Si aparecen hojas amarillas, es un signo de exceso de riego.

La ventaja de plantar aguacate, es que no necesita de mayor cuidado, más  que de un poco de agua y sol. Obtener el fruto puede llevarte un tiempo, pero sin duda, la espera valdrá la pena. ¿Qué esperas? Atrévete y planta tus propios aguacates y ¡disfruta de esta saludable fruta!