Salud

Síntomas de la esquizofrenia y cómo detectarla

La esquizofrenia es un grave trastorno mental que padece un alto porcentaje de la población alrededor del mundo.

Los pacientes diagnosticados con esquizofrenia tienden a registrar un deterioro en la habilidad del pensamiento, percepción, emociones o voluntad. Hasta el punto de llegar a perder la conexión con la realidad, mostrando una alteración en el comportamiento que afecta su desarrollo en la sociedad.

Síntomas de la esquizofrenia

Los síntomas de la esquizofrenia, son difíciles de detectar debido a que la manifestación de esta patología inicialmente, solo es percibida por el afectado. Normalmente las señales de este trastorno aparecen después de cumplir los 20 años, siendo raros los casos de adolescentes diagnosticados.

Además, varios de los síntomas comunes de este trastorno, se pueden llegar a confundir con otros padecimientos similares. De ahí la importancia de prestar atención a los síntomas. En caso de manifestar al menos 2 de los siguientes síntomas, durante  un mes debes tomar medidas y acudir al médico de inmediato.

Síntomas positivos y negativos:

Los síntomas positivos son aquellos como las alucinaciones o delirios, los cuales consisten en manifestaciones anormales que experimentan los pacientes. Y los cuales creen, se tratan de situaciones reales, pese a no formar parte de la realidad.

Síntomas negativos, son aquellos que afectan la mentalidad del afectado, quien siente una pérdida de las capacidades de pensamiento, lectura, habla, entre otras. Aunque con el paso del tiempo, estos síntomas tienden a mejorar, tienden a dejar secuelas en el comportamiento del paciente.

Señales características de la esquizofrenia:

  • Delirios: Ideas erróneas sobre el entorno y sus intenciones.
  • Alucinaciones: Percibir algo o alguien que no existe en la realidad.
  • Trastornos del pensamiento: Afecta negativamente la fluidez y compresión del habla.
  • Deterioro de las emociones: Los pacientes se muestran inexpresivos y actúan con frialdad hacia los demás.
  • Alteración de la sensación sobre sí mismo: Desde un cambio en su propia percepción hasta el punto de no poder reconocerse frente al espejo.
  • Aislamiento: Tienden a encerrarse en sí mismo, alejando a las personas de su círculo cercano (amigos, familiares, pareja).

La hostilidad y la agresión también son asociadas frecuentemente con la esquizofrenia. Aunque la gran mayoría de los pacientes diagnosticados no muestran signos de agresividad ni de violencia.

Tipos de esquizofrenia

Los tipos más comunes de esta patología son:

  • Paranoide: En ella la persona se siente extremadamente suspicaz, perseguida, grandiosa o experimenta una combinación de estas emociones.
  • Desorganizada: Aunque el paciente muestra un comportamiento incoherente, no manifiesta señales de delirio.
  • Catatónica: El individuo actúa de forma retraída, muda, negativa y con frecuencia asume posturas inusuales.
  • Residual: Aunque ya ha superado la etapa de padecer de alucinaciones o ilusiones, no expresa interés en la vida, por lo que es uno de los estados más alarmantes.