Espiritualidad

Sin esperar nada de nadie, se vive mejor

Muchas veces las personas pecan de esperar demasiado de otros individuos, situaciones  y logros sin permitirse experimentar y disfrutar de la vida.

Cuando alguien espera demasiado de otras personas, de las experiencias y de la vida en general, tiende a desilusionarse con mayor facilidad.

Esto ocurre debido a que los individuos dentro de su mente establecen altas expectativas que rara vez logran ser alcanzadas de la forma en que anhelan. Por lo que es normal experimentar desilusión, desmotivación y tristeza, ya que todo resultó en un “fracaso”.

Por inofensiva que parezca, las altas expectativas pueden llegar a ser un problema para la salud emocional de una persona. Debido a que la cruda realidad no siempre se parece a lo que dicho individuo espera obtener de otros, de su entorno y de las experiencias vividas.

Deja de esperar tanto y goza de la vida a plenitud

Un error que muchos comenten de forma frecuente incluso sin darse cuenta, dado que el ser humano siempre espera obtener resultados óptimos en cualquier situación. Lo que impide a las personas disfrutar de todas sus experiencias, vivencias y encuentros, al únicamente enfocarse en el resultado anhelado.

Esta forma de pensamiento evita que los individuos disfruten a plenitud de cada una de las vivencias, relaciones y experiencias que posee. Debido a que la espera y las altas expectativas funcionan como un veneno que lentamente afecta el comportamiento de las personas hacia el entorno.

Precisamente por ello es que es necesario aprender a dejar de lado las grandes expectativas y ansias. Debido a que su constante presencia en la vida, evita y dificulta que una persona se desarrolle y desenvuelva libremente por su entorno, al siempre encontrarse a la espera de algún evento.

Al liberarte de las expectativas y al dejar de esperar grandes resultados, lograrás experimentar vivencias y relaciones más vividas, honestas y reales. Debido a que cuando no esperas nada de nadie, estás expuesto y abierto a ser sorprendido por la vida.

Los resultados positivos y negativos representan una completa sorpresa que te permite exprimir lo máximo de cada momento vivido. Por lo que los sentimientos de alegría, tristeza y felicidad te ayudan a crecer como individuo a nivel personal, social y emocional.