Espiritualidad

No mendigues la atención de nadie y mucho menos amor

La necesidad de atención y amor por parte de las personas de tu entorno, pueden llevarte a cometer el lamentable error de mendigar por tan solo un gesto amable.

Muchas veces las personas manifiestan este tipo de comportamiento de forma inconsciente, debido al creciente deseo de recibir una muestra de amor o atención por parte de otros.

Frecuentemente justificando (en base a los rasgos de personalidad), la falta de demostraciones de amor por parte de sus personas más queridas y apreciadas. Un hecho, que lejos de la realidad, no tiene nada que ver con la falta de interés de otros individuos hacia ti.

Y es que el amor es un sentimiento que surge de forma natural en cualquiera de sus múltiples presentaciones. Abrazos, caricias, besos, un regalo, un recordatorio, incluso preparar la comida y ayudarte con tus tareas.

Son tan solo algunas de las formas en la que una persona logra manifestar el amor y la atención que siente hacia su pareja, amigos y familiares. Es por ello que se considera un sentimiento que no debe ser forzado o impuesto, muchos menos mendingado.

Brinda amor a quien se lo merece

En la vida encontraras personas maravillosas capaces de brindar su amor y cariño desde pequeños gestos hasta momentos que nunca podrás olvidar. Igualmente conocerás a personas que no reconocen tu valor e importancia dentro de sus vidas, incluso tras dejarles de lado.

Estos dos espectros, son fáciles de encontrar en cualquier ámbito en que una persona se desarrolle. Pero lo realmente importante es aprender a reconocer y valorar, a las personas que muestran su interés, preocupación, cariño y afecto hacia tu persona, sin la necesidad de un incentivo externo.

Para llenar tu vida de amor, lo principal es abrir la puerta de salida y mostrar el camino a esas personas que no te aprecian. De esta forma, abres espacio en tu corazón para quienes realmente valen el esfuerzo y el sacrificio de amar.

Ama a quien te ama y dejar ir a quien no encuentra valor en tu compañía. Es una filosofía que aunque al principio parece difícil de aplicar, en el futuro te brindará grandes resultados. Al abrirte a personas amorosas, comprensivas y que valoran tus palabras, gestos y compañía.