Salud

Explicar el enfado en lugar de demostrarlo es más saludable

Normalmente al experimentar el enfado o la ira, las personas suelen manifestar dicho estado de ánimo a través de sus acciones, palabras y comportamiento.

Las emociones negativas como el enfado pueden apoderarse de los pensamientos y las palabras de las personas hasta el punto de cometer actos que luego generan gran arrepentimiento.

La rabia y la ira son emociones con gran impacto sobre el comportamiento de los individuos ya que nublan el juicio e incentivan un actuar errático impulsivo e imprudente.

Cuando una persona deja que el enfado se apodere de sus pensamientos permite que la emoción del momento afecte y destruya sus relaciones sociales familiares y sentimentales. Ya que su rabia le impide analizar a profundidad los eventos que produjeron dicho sentimiento, por lo que opta por atacar a todos los que forman parte de su entorno, sin distinguir entre inocentes o culpables.

Es por ello que las emociones negativas son una de las mayores debilidades del ser humano ya que suelen arraigarse dentro del individuo consumiendo todos los aspectos positivos que el mismo posee. Hasta el punto en que modifica y condiciona la forma en que una persona actúa y se expresa.

Al experimentar el enfado las personas suelen actuar sin pensar en las consecuencias causadas por su ira. Debido a que al atacar verbal o físicamente a otros, encuentran ese alivio que tanto necesitan para expresar la rabia que arde en su interior.

Quienes se dejan influenciar por emociones negativas como la ira, suelen experimentar un deterioro de su propia personalidad, relaciones y desarrollo personal. Dado que son emociones que pueden causar un grave daño en quienes forman parte del entorno así como en la persona qué las manifiesta.

Debido a que la ira suele aislar a los individuos al crear distancias entre familiares, amigos cercanos o la pareja quienes con el tiempo se ven agotados, atacados y menospreciados por los constantes ataques nacidos del enfado.

La importancia de expresar el enfado

Comúnmente cuando una persona se enfrenta a situaciones que le generan dolor, ira, molestia o enfado suele reaccionar en defensa propia, atacando a la situación o persona que generó dicho malestar.

Sin embargo esta reacción no aporta nada positivo al individuo, ya que lo sumerge en un círculo de odio, resentimiento y arrepentimiento. Ya que durante su molestia expresó y realizó acciones que no le representan ni quería realmente hacer o decir.

Para evitar esta situación es importante comprender la importancia de expresar las emociones negativas, ya que al contarle a tu entorno la razón detrás de tu ira es posible generar una mejor interacción con quienes te rodean. Quienes poseen la potestad para acercarse o alejarse de ti mientras experimentas dicho momento.

Al hablar claramente sobre las cosas, personas, palabras o eventos que generan sentimientos negativos en ti, eres capaz de comprender la razón detrás de tu ira. De esta forma puedes identificar y reconocer a los elementos que pueden te causar molestia o enfado.

Por lo que al tener un mayor control sobre las posibles razones que te generan malestar, eres capaz de hacer que tu entorno entienda a las mismas. Este conocimiento también te ayuda a establecer tus propias medidas con las cuales enfrentar y controlar tu reacción negativa ante dichos elementos.

Expresar claramente tus sentimientos, no solo mejorará tu relación con el entorno, sino que te permitirá entenderte a ti como individuo. Y desarrollar un mejor control y desarrollo de su salud emocional, al reconocer las debilidades que posees.

Esto te permitirá tener bajo control las emociones negativas como la ira y la rabia, incluso en las situaciones de gran tensión. Por lo que no tendrás que temer por actuar de forma errática ni de decir palabras hirientes a las personas importantes de tu vida, ya que cuentas con el conocimiento de cómo manejar y mantener a raya dichos sentimientos.