Esto es lo que debes saber sobre las manchas de pigmentación en la piel

Esto es lo que debes saber sobre las manchas de pigmentación en la piel


Las manchas en la piel son decoloraciones que pueden aparecer en distintos lugares con variedad de formas y tamaños

Para algunas personas sus manchas representan un estigma que debe ser cubierto o borrado. Mientras, otros individuos las aceptan como una marca que los distingue de los demás.

Esta decoloración de la piel surge cuando las células de la piel generan melanina (pigmento) en exceso, por lo que las manchas pueden llegar a ser de marrones claras a negras. Normalmente miden unos pocos milímetros, aunque no existe forma de predecir o controlar la aparición de estas, ni el sitio donde van a manifestarse.

A continuación te explicamos las diversas causas que pueden generar la decoloración en tu piel:

Luz del sol

La radiación UV proveniente del sol, es la causa principal de la aparición de manchas, afectando especialmente a las zonas descubiertas como brazos, manos y cara.

Hormonas

Una alteración en el nivel de las hormonas puede auspiciar la aparición de manchas de pigmento. En el caso de las mujeres al tomar anticonceptivos o estar embarazada, facilita la aparición de esta decoloración. Debido a que el estrógeno y la progesterona pueden acelerar la producción de pigmento.

Condiciones médicas

La decoloración también se puede derivar de otras enfermedades, como el vitíligo. En este caso, la falta de pigmento en algunas zonas, propician la aparición de manchas blancas. Por su parte, la deficiencia de vitamina C y ciertos trastornos metabólicos, ciertos antibióticos y la quimioterapia pueden originar manchas o decoloración.

Inflamaciones en la piel

Enfermedades que causan inflamación o daño en la piel pueden favorecer la aparición de manchas de pigmento. Incluso el acné grave o eczema afectan la pigmentación de la piel, especialmente en personas de piel oscura.

Controla la aparición de las manchas en la piel

piel

Para prevenir la aparición de estas manchas es de vital importancia comenzar a protegerte contra el daño que causan los rayos del sol en la piel. Por ello, te recomendamos utilizar a diario protector solar, de SPF 30 entre el otoño y el invierno, y SPF 50 para la primavera y el verano. No debes temer al sol, sólo debes ser consciente de su efecto y tomar medidas al respecto.