Salud Curiosidades

Definitivamente morderse las uñas es un signo de este tipo de personalidad

A lo largo de los años, el hábito de morderse las uñas se ha asociado frecuentemente con poseer una personalidad nerviosa y padecer de ansiedad.

Sin embargo un estudio publicado recientemente por el Diario de Terapia de Comportamiento y Psiquiatría Experimental reveló que se trata de una equivocación en el diagnóstico.

Al contrario de lo pensado, el hábito de morderse las uñas con frecuencia y otros comportamientos repetitivos “centrados en el cuerpo” pueden ser un señal de una personalidad perfeccionista.

El doctor y autor de la investigación, Kieron O’Connor afirmó que este tipo de comportamientos revelan un carácter orientado hacia el perfeccionismo. Dado que son individuos a los que se les dificulta relajarse y trabajar al ritmo normal típico del resto de la población.

Es por ello que quienes poseen una personalidad perfeccionista, tienden a ser más vulnerables a sentirse frustrados, impacientes e insatisfechos al no lograr los objetivos establecidos, afirmó el especialista.

El secreto de la personalidad oculto tras el hábito de morderse las uñas

uñas

 Para la investigación se contó con la participación de 48 voluntarios, a quienes se les analizó su comportamiento organizacional y regulación emocional. Su estudio reveló que las personas que se mordían las uñas fueron catalogados como perfecccionistas organizacionales.

Este tipo de personalidad se caracteriza por ejecutar con facilidad, planes extremadamente detallados, sobrecargarse de trabajo además de frustrarse con la inactividad.

Razón por la cual, tienden a morderse las uñas y muestran otros comportamientos repetitivos similares, para liberar toda la energía reprimida en su interior.

Sarah Robert, ayudante de la investigación afirmó que quienes muestran estos comportamientos, podrían beneficiarse de los tratamientos orientados a reducir la frustración y el aburrimiento.

Aunque el hábito de morder las uñas podría parecer inofensivo, en realidad este maltrato puede causar infecciones, debilitar los dientes y deformar la uña. Es por ello que los psicoterapeutas trabajan con frecuencia en la eliminación de este hábito en sus pacientes.