Medicina Natural

Cómo elaborar jabón natural con aloe vera y miel

Empezar a utilizar un jabón natural puede ser muy beneficioso para la salud y el cuidado de nuestra piel, puesto que están libres de sustancias químicas artificiales. Por eso, es que garantizan un mayor beneficios dermatológico y una mejor hidratación.

Seguramente, has elaborado en algún momento uno. Pero si nunca lo intentaste y te gustaría conocer como disponer de un jabón casero y natural, es el momento de que leas esta nota, no te arrepentirás.

Los jabones naturales son un buen regalo. Incluir un jabón natural perfumado y con elementos saludables, será un gran acierto que tus amigos y familiares van a agradecer.

¿Cuál es el jabón que quieres hacer?

Existen diversas variedades de jabones naturales, cada uno posee unas propiedades específicas, de ahí que debamos saber primero a qué lo queremos destinar.

  • Jabón de avena. Exfoliante y muy enfocado a pieles delicadas.
  • Jabón de babas de caracol. Equilibra el ácido grado de la piel, cura cualquier irritación y ayuda a desaparecer el acné.
  • Jabón con aloe vera. Protege nuestra piel, suaviza, regenera, hidrata y ayuda a desaparecer el acné.
  • Jabón de rosa mosqueta. Gran cicatrizante, repara la piel dañada.

Recomendación de un jabón natural: Aloe vera y miel

jabón natural

Nosotros hemos hoy elegido mostrarte cómo se realiza el jabón con aloe vera y miel, ya que lo consideramos más sencillo y útil para el cuidado de nuestra piel.

Esta combinación es indispensable para la regeneración dermatológica, ya que ayuda a mantenerla sana e hidratada, luminosa y es ideal para toda la familia con este jabón natural.

Ingredientes:

  • Pulpa de 4 ramas de sábila o aloe vera.
  • 2 pastillas de jabón de glicerina de 250 gramos.
  • 4 cucharadas soperas de miel.
  • 100 ml de aceite de oliva.
  • Ralladura de limón.

Elaboración:

Agarramos el bol y colocamos las dos pastillas de jabón de glicerina para poder llevarlas seguidamente al microondas. La dejamos derretirse por al menos 3 o 4 minutos así poder lograr hacer el jabón natural.

Luego cogemos la pulpa de la sábila y la ponemos en el interior del bol con las 4 cucharadas de miel y la ralladura de limón.

Luego con una batidora, a poca velocidad, vamos batiendo la mezcla mientras introducimos poco a poco el aceite tibio. Notaremos como se van mezclando todos los elementos hasta quedar una masa homogénea de bonito color brillante y con una exquisita fragancia.

Colocamos la masa en un molde ya preparado. Vértelo sobre él hasta que queden unos pocos centímetros libres, piensa que luego deberás extraerlo de ahí y te debe ser cómodo para hacerlo.

Posteriormente, lleva el molde con la mezcla interior a la nevera para que pueda cuajar correctamente. Lo dejamos un día y listo! Lo podrás ir cortando en pastillas pequeñas para el uso diario.

¿Te gustó? ¡Coméntanos!