Animales

Carta De Un Apicultor: “Las Abejas No Son Indispensables, Son Sagradas”

César Sánches es de Pereira, Risaralda, Colombia. En sus inicios tuvo la experiencia de vivir entre abejas, llevándolo a pensar que son los seres más sagrados de todo el mundo. Por lo que, si eres un fanático de las abejas te encantará el siguiente relato.

“Recuerdo que a mis seis años o siete entendí por primera vez lo que significaba una picadura de una abeja. Así que recuerda porque me tocaba ayudar a mi padre en la labor de rescatrar las colmenas. Así que mi tarea era echar humo y tratar de mantenerlo activo”.

Actualmente, el tema de las abejas se ha convertido en un punto interesante a nivel mundial. Ya que se le atribuye un poco más para que pueda darse el estatus y se le reconozca como uno de los seres vivos con una mayor importancia en todo el planeta.

“Sin embargo, esto no es un tema ajeno ni extraño para mi. Al contrario, me encuentro inmensamente agradecido de las enseñanzas que me dió mi padre, el cual me llenó de una inmensa sabiduría, en los años 70. Me enseñó que las abejas son sagradas, por lo que hay que protegerlas y quererlas”.

“Aún recuerdo como hablaba con ellas. Mi asombro era el saber porqué a él no le picaban. Un día el me dijo: las abejas son sagradas y me dijo:

Debes respetarlas sino quieres que una afectación llegue a su apiario, ya que existía un señor que tenía las colmenas y gracias a la ambición que tenía por e dinero decidió crear una bebida alcohólica con la miel que producían las abejas.

Sin duda, un invento novedoso y muy lucrativo en sus inicios, pero con el pasar del tiempo las colmenas fueron menguándose, ya que algunas se enfermaron y poco a poco perdieron la vida. También, otras se fueron, llegando al punto de quedarse sin abejas y que nunca más pudiera tener otro colmenar”.

Mi padre agregó que:

“Eso fue, sin duda, una pena por alterar la labor sagrada de las abejas”. Desde ese momento, esa historia y sus palabras jamás se borraron de mi mente. En la actualidad, la urgente necesidad de que los gobiernos hacen para poder salvarlas y rescatarlas se dieron cuenta que son importantes para la sostenibilidad del mundo. Aunque para mí, llegan a ser mucho más que eso.