Espiritualidad Salud

A veces la lucha más difícil es con la mente

La mente del ser humano es la fuente detrás de su fortaleza y constancia, aunque el estrés y las preocupaciones generan pensamientos que limitan tu desempeño.

Los sentimientos y emociones son un combustible para la mente por lo que normalmente son una motivación pero también es posible obtener el resultado contrario.

Esto se debe a que la presencia de estrés, temor, angustia e incertidumbre suelen convertirse en un obstáculo para el correcto desarrollo del individuo. Al dificultar el permanecer concentrado en sus actividades y deberes, por lo que termina saboteando su propio crecimiento y desempeño en cualquier área.

Es por ello que se dice que la mente es quien controla al cuerpo, dado que al permanecer en calma con seguridad y confianza, es posible transmitir dichos sentimientos a través de las acciones. Mientras que alguien que posee dudas, miedos y preocupaciones suele tener un comportamiento errático y difícil de comprender.

 De esta forma al dejar que los arrepentimientos, temores e inseguridades se apoderen de tus pensamientos, es normal cometer errores incluso en las actividades más sencillas. Dado que tu enfoque mental se encuentra distraído bajo sentimientos negativos, los cuales te impiden aprovechar todo tu potencial y habilidades.

Liberar la mente a través de la meditación

Una mente que se encuentra en su mejor estado, tiene la capacidad de brindar los mejores resultados ante cualquier situación. Dado que cuenta con la fortaleza, decisión y confianza para enfrentarse ante cualquier obstáculo y utilizar todas sus habilidades y atributos a su favor.

Es por ello que es tan importante encontrar la forma de liberarte de toda negatividad e incertidumbre. Dado que son pensamientos que te atan a tu pasado e impiden tu completo desarrollo y crecimiento personal, al permanecer aferrado a los errores y dudas previas.

Aunque existen diferentes opciones de relajación acorde a los gustos personales de cada individuo, uno de los más fáciles de realizar en cualquier momento se trata de la meditación. Una actividad capaz de brindarte la tranquilidad y calma necesaria para organizar tus pensamientos y sentimientos y así aprovechar todo tu potencial.

Para realizar la meditación de forma correcta deberás seguir los siguientes pasos:

mente y meditación

Cierra tus ojos y deja que la calma se apodere de todo tu cuerpo mientras permaneces quieto completamente.

Rememora aquellas cosas que te causan molestia, dolor, intriga, miedo o ira y analiza cada una en búsqueda de la razón detrás de cada una.

Una vez que estableces la raíz del problema, piensa en cómo sobrepasarlo o ignorarlo en el mejor de los casos. Recuerda que no sirve de nada el preocuparte por posibles escenarios sobre los que no tienes el control. De esta forma puedes manejar con eficacia, la forma en la que cada obstáculo afecta tu mente y desempeño.

Olvídate de lo bueno y lo malo, cada una de tus experiencias, errores y aciertos posee una enseñanza que te ayuda a mejorar y a crecer. Así que deja de aferrarte a tus errores y a la vergüenza del pasado, ya que asignas a esos recuerdos una carga negativa que permanece en tu mente durante un largo periodo de tiempo.

De esta forma podrás disminuir el arrepentimiento que sientes ante determinadas situaciones, personas o problemas. Al saber que detrás de cada experiencia existe un aprendizaje, por lo que no es necesario perder el tiempo pensando en tus equivocaciones.

Una vez que practicas la meditación es posible experimentar una sensación de calma y tranquilidad, la cual te permitirá observar tus obstáculos y temores bajo una nueva perspectiva. Dado que has interiorizado en tu mente, cualquier tipo de duda e inseguridad que te impedía dedicar cuerpo y alma a dicha tarea.