Salud Terapias Complementarias

Proteger nuestra salud mental ante el coronavirus

La repentina amenaza del coronavirus no sólo representa un problema sanitario de las naciones ya que es un factor agravante de la salud mental de las personas.

A lo largo de la historia el ser humano se ha enfrentado a diferentes enfermedades con distintos grados de riesgo y amenaza, con gran impacto sobre la salud física y mental del individuo.

Aunque la mayoría de las enfermedades suelen causar malestares físicos, la mente también se ve afectada por este tipo de padecimientos. Especialmente en los casos de gran tensión estrés y angustia, como ocurre con la actual pandemia qué afecta a gran parte del mundo.

La mayoría de las naciones han establecido diferentes medidas de protección y prevención con el objetivo de mantener el número de contagiados bajo un estricto control y poder garantizar así la seguridad de las personas.

Sin embargo aunque la salud física es importante no se puede dejar de lado la salud mental de los individuos. El cambio repentino de las actividades diarias, el confinamiento, el temor de contagio y el pánico en general, son tan sólo algunas de las preocupaciones que afectan a millones de personas de todo el planeta.

La suma de estos factores además de las diferentes responsabilidades personales, profesionales y familiares de cada persona, generan un cóctel que lentamente consume y deteriora el estado mental de los individuos.

La amenaza del coronavirus llegó de sorpresa a la vida de millones de personas, que desde inicios de año se vieron obligadas a introducir un cambio radical en aquello conocido como lo normal.

El coronavirus y el desgaste de la salud mental

salud mental

Con el paso del tiempo las personas empiezan a padecer de diferentes síntomas y problemas, que afectan su calidad de vida mientras permanecen bajo la amenaza de la enfermedad.

Causando la aparición de diversas fobias y adicciones así como un preocupante incremento de la depresión y los trastornos del sueño y de la alimentación en miles de personas. Debido a que la delicada situación del virus, se ha convertido en un elemento frecuente del día a día.

De esta forma se origina una grave alteración y daño en el estado de salud física, emocional y mental de cientos de ciudadanos alrededor del mundo. Dado que  la incertidumbre generada por el coronavirus, la falta de una vacuna y la posible cercanía con personas contagiadas son factores que deterioran la estabilidad mental de los individuos.

Principalmente porque es una situación de alarma que se encuentra dentro y fuera de los hogares sin que exista algún espacio libre de dicha tensión. Ya que  los medios de comunicación y las redes sociales actualmente se encuentran inundados con noticias relacionadas a la enfermedad.

Lo que contribuye con un incremento del estrés y la ansiedad de las personas dado que existe un constante bombardeo informativo sobre la pandemia. Una situación que suelen causar un incremento en la sensación de peligro y de temor que afectan la salud mental y física de las personas, quienes comienzan a manifestar diversos malestares y dolores sin motivo aparente.

Dicho deterioro de la salud mental, puede generar grandes consecuencias para el futuro de los individuos, por lo que los expertos en la psicología y la psiquiatría buscan brindar herramientas y consejos para evitar esta situación.

Recomendaciones para una mente saludable en medio de la pandemia

salud mental

El primer paso es el de evitar la constante exposición a noticias poco confiables relacionadas con la enfermedad, además de aprender a dejar ir a aquellas informaciones que sólo generan pánico y ansiedad.

Compartir los sentimientos y las preocupaciones con las personas más cercanas a tu entorno familiar y social, es un paso de gran importancia. Ya que de esta forma se puede expresar en voz alta las emociones que permanecen en el interior como una bomba de tiempo. Al hablar con otros sobre aquello que te atemoriza, puedes encontrar el soporte y el confort que tanto necesitas para relajar tu mente y cuerpo.

El doctor Irving David Yalom de la universidad de Stanford, recomienda mantener una rutina de cuidado del cuerpo para ayudar a estabilizar la salud mental. Por lo que es necesario establecer horarios con horas destinadas a realizar ejercicio dentro del hogar e incluso practicar la meditación y el yoga como un método para liberar el estrés.

Igualmente es vital dormir 8 horas diarias para disfrutar de un completo descanso sin que la cama se convierta en un refugio y en una forma de aislamiento del exterior. De esta forma no sólo se ayuda a mantener una salud mental bajo control sino que se prepara el individuo ante el posible regreso a la rutina diaria cuando finalice la pandemia.