Espiritualidad Curiosidades

Pistantrofobia: El miedo que no te permite amar de nuevo

Una ruptura o decepción amorosa es capaz de dejar marcas en la mente y alma de las personas hasta el punto de temer amar nuevamente a otro individuo.

Las heridas del corazón son las más difíciles de superar ya que impiden amar de nuevo a otras personas, debido a su fuerte impacto en tu mente, cuerpo y alma.

Y es que ser herida por una persona amada en tu pasado, puede causar un temor inmenso a obtener un corazón roto nuevamente. Al desconfiar de las intenciones de aquellas personas que afirman tener un enamoramiento contigo.

Esto impide que puedas tomarte en serio cualquier propuesta de relación amorosa y le cierres las puertas al amor. Y aunque puedas percibirlo como una solución temporal acorde al trauma vivido. En realidad este comportamiento a largo plazo puede afectar tu desarrollo emocional y sentimental.

Aunque sientas que superaste aquella decepción amorosa que te causó dolor en el pasado, en  tu interior puedes guardar el sentimiento de temor al amor. Lo que te impide abrir tu corazón a otras personas y amar a tu pareja, ya que siempre esperas el peor resultado en dicha relación.

Esta constante sensación de temor que congela tu vida sentimental al impedirte entregarte completamente a tu pareja y amar con todo tu corazón se trata de pistantrofobia.

El temor que te impide amar de nuevo

La pistantrofobia, consiste en un sentimiento de miedo irracional y exagerado a confiar en terceras personas. Normalmente esta fobia se produce tras padecer una traición o decepción por parte de alguien querido en tu vida.

Este padecimiento impide que puedas abrir tu corazón por completo ante las nuevas personas que aparecen en tu vida. Afectando de forma negativa tus relaciones amorosas y sociales, al no poder confiar y amar a las terceras personas que se encuentran a tu alrededor.

Ya que en lo profundo de tu mente y alma, la traición recibida por parte de alguien en quien confiabas y amaste representa un recuerdo imposible de olvidar. Lo que a su vez te obliga a permanecer aferrado a ese temor de permitirte confiar y amar a nuevas personas en tu vida.

Aunque se trata de un temor con un origen real y lógico, ya que deriva de la sensación de dolor y decepción. La especialista Verónica Rodríguez señaló que esta fobia puede llevar a las personas que la sufren a vivir encerradas en su propia burbuja lejos de otras personas.

Por lo que representa una amenaza para el desarrollo del individuo que sufre de este miedo, al afectar e incluso destruir su círculo familiar, social, laborar y afectivo. Hasta el punto en que las personas se auto castigan prohibiéndose sentir amor hacia sus parejas o intereses románticos.