Mujer de 102 años encuentra el amor de nuevo y se casa con su novio

Mujer de 102 años encuentra el amor de nuevo y se casa con su novio de 100


El amor es un apasionado sentimiento que hace a tu estómago retorcerse de emoción, mientras tu corazón late con más fuerza y la energía vibra desde tu cuerpo

Para sentirte enamorado no existe límite de tiempo, ni manuales que determinen cuándo o cómo se debe amar.

Así lo demostraron Phyllis y John Cook, una hermosa pareja de 100 y 102 años respectivamente, quienes a esta altura de la vida encontraron el verdadero amor el uno en el otro. Demostrando al mundo, que para el amor no existe edad límite ni restricciones para encontrar al amor de tu vida.

amor

En nuestra sociedad actual, aún se considera que al llegar a los 30 años, ya se debe tener una pareja y familia establecida para ser alcanzar la felicidad y el éxito. Una concepción bastante errónea considerando que no todas las personas poseen las mismas metas ni transcurren los mismos caminos en la vida.

Una historia de amor sin temor al tiempo

Una institución para personas de la tercera edad en Sylvania, Ohio, fue el lugar donde esta hermosa pareja se conoció y donde surgió el amor. Allí, Phyllys de 112 años conoció a John un veterano de la Segunda Guerra Mundial de 100, y la química y la conexión entre ambos fue inmediata e innegable.

A partir de ahí, la pareja duró un año como novios, disfrutando de conocerse, de salir a citas románticas y de hablar sobre sus sentimientos y pensamientos. Y aunque para muchas se trató de una decisión apresurada, tras este tiempo, anunciaron la decisión de unir sus vidas en matrimonio.

amor

Phyllis explicó que el amor entre ambos surgió de forma natural y rápida, con un entendimiento fácil de las necesidades y deseos de su pareja. ‘’Sé que piensas que puede ser un poco exagerado para alguien de nuestra edad, pero nos enamoramos el uno del otro’’, afirmó Phyllis.

Además ambos manejan con perfecto equilibrio el tiempo que pasan juntos dentro del centro de vida asistida, así como el tiempo individual de cada uno. Respetando tanto el matrimonio como a la independencia y libertad de la otra persona.