Noticias

Las desventajas de querer ser agradables todo el tiempo

Estas son las desventajas de querer se agradables en todo momento, no siempre podemos mantener ese estado de animo con las personas

En todos los ámbitos es muy importante que nosotros tengamos una buena imagen y no solo física sino que además tengamos un comportamiento adecuado, que haga el ambiente propicio tanto para nosotros como para quienes también se desenvuelven en este.

Muchas veces, nos excedemos manteniendo una muy buena imagen ante los demás, pase lo que pase, nosotros mantenemos la sonrisa y las buenas palabras todo para que las cosas funcionen de forma positiva y no tener problemas.

Son diversas las personas que por naturaleza son así, pero hay quienes se obligan a sí mismos a comportarse de esta manera y no solo para encajar en un ambiente sino para dar una buena impresión ante los demás, sin saber que esto los daña a ellos mismos.

Hoy nosotros te traemos una lista de las desventajas que tiene el simple hecho de querer ser agradables, así que si eres de esta forma o conoces a alguien que tenga este tipo de comportamiento, es momento de que lean esta información.

Lo malo de ser agradables en todo momento

agradables

Ser agradables es bueno, pero no es bueno en exceso ya que esto puede resultar muy perjudicial para nosotros, nos acostumbramos a este comportamiento y eso solo hace que nos sintamos cada vez más presionados por comportarnos de tal manera.

Todos somos humanos y todos sentimos enojo, ira, frustración, pero disimular estos sentimientos puede ser terrible para nosotros y todo por querer dar una imagen positiva de nosotros pero ¿qué te hace pensar que mostrarte tal y como eres puede crearte conflictos?

Es importante que sepas que no debes discutir con las personas, pero tampoco debes ocultar tu enojo o desagrado por algo solo para evitar los conflictos, seas agradable o no, te vas a ver afectado de forma negativa.

Es bueno que te estudies a ti mismo acerca de si eres o no alguien demasiado amable y para adivinarlo pregúntate a ti mismo lo siguiente:

¿Se te dificulta expresar tu s opiniones e intereses en las discusiones?

¿Evitas los conflictos?

¿Siempre eres útil y estás disponible para los demás cuando te necesitan?

¿Te piden ayuda frecuentemente?

¿Empalizas con los demás fácilmente?

¿Es importante para ti lo que los demás piensan de ti?

¿Te preocupa criticar a los demás?

¿Sabes lo que otros esperan y quieren de ti?

¿Es importante para ti ser aceptado y gustar?

¿SE te hace imposible decir no?

Si respondiste algunas o todas las preguntas de forma afirmativa, eres alguien demasiado agradable y esto te puede traer las siguientes desventajas:

Te explotarán al límite que sacrificarás tus necesidades para complacer a los demás, aprende a decir no.

Te herirán a menudo ya que no apreciarán tu trabajo, te utilizarán y te decepcionarán una y otra vez creándote heridas emocionales.

Te desgastará emocionalmente ya que te agotarás de más, no tendrás ni siquiera tiempo para tus proyectos.

El simular ser agradable es una careta que tarde o temprano se te caerá.

Es importante que hagas un cambio en tu vida, aprende a decir no y te sentirás mejor.
Gracias por leernos.