Espiritualidad

El miedo también nos enseña a ser valientes

A lo largo de la vida todos los seres humanos se encuentran expuestos a experimentar las diversas formas y manifestaciones del miedo.

Comúnmente las personas asocian al miedo con un sentimiento negativo, sin embargo el temor también puede llegar a convertirse en una fuente de motivación, esfuerzo y valentía.

Al sentir miedo por primera vez, las personas suelen congelarse debido a la sensación de temor. Pero con el tiempo son capaces de encontrar dentro de sí mismos, la fuerza para hacerle frente a ese sentimiento.

Pese a la creencia popular, el tener miedo no es una señal de debilidad del ser humano, al contrario se trata de una reacción natural del cuerpo y de la mente que señala y advierte sobre la presencia de un evento o acción que puede significar un peligro para el individuo.

De esta forma el miedo es un mecanismo de supervivencia que puede resguardar a las personas de las distintas fuentes de peligro existentes en su entorno. Aunque su verdadera importancia consiste en la forma en la que el ser humano lo utiliza y se enfrenta a la razón detrás de su temor.

Al tener la opción de dejarse atrapar por sus miedos y que estos le impidan seguir desarrollándose y creciendo. O si por el contrario decide utilizar ese sentimiento como una fuente de valentía para hacerle frente a todo aquello que le atemoriza o asusta.

La valentía que nace desde el miedo

miedo y valentía

La sensación del miedo puede tener una base racional o irracional, los cuales pueden tener su origen en experiencias traumáticas del pasado o fobias. Y por increíble que parezca el experimentar este temor es capaz de hacer que las personas se sientan más vivas.

Especialmente considerando que el miedo es parte de todos los seres humanos y es imposible vivir una vida libre de este sentimiento. Dado que existen diversos objetos, animales o situaciones que pueden causar temor o angustia en los individuos, pero ahí es donde entra en juego la fortaleza mental y la valentía de cada persona.

Dado que los miedos son capaces de afectar el estado mental de quienes los padecen, empeorando la forma en la que visualizan las situaciones en la que se encuentran. Pero aquellos que manifiestan una fuerte mentalidad y un deseo de enfrentarse y superarse a sí mismos, encuentran en el miedo la fuerza para seguir adelante en su propio camino.

Dado que se trata de individuos que reconocen y respetan el sentimiento de temor, pero que al mismo tiempo son capaces de admitir la necesidad de superarlo. Por lo que utilizan todas las herramientas, capacidades y cualidades necesarias y a su disposición para encontrar esa valentía que se encuentra en su interior, y que es la pieza clave para triunfar sobre sus miedos.

De esta forma, no importa cuántas veces un individuo se enfrente ante un escenario que le genere angustia, ya que una persona valiente posee la capacidad de encontrar en su propia mente la fuerza para levantarse y mantener la frente en alto ante los desafíos, riesgos y peligros presente en su vida.

Al tener como base de su comportamiento, el pensamiento de avanzar o quedar atrapado en dicho lugar. Por lo que constantemente encuentra en sí misma la motivación necesaria para superarse una y otra vez ante sus propios temores y los peligros de su entorno.

Es por ello que el temerle al miedo es una clara señal de derrota para cualquier individuo, dado que en su mente ya se enfrenta a un escenario con resultados negativos. Mientras que aquellos que se enfrentan a sus miedos de frente, demuestran una gran valentía y fortaleza mental, al ser capaces de encontrar la motivación para perseguir el éxito y seguir avanzando.