Espiritualidad

El amor no necesita ser perfecto, sino verdadero

Las historias románticas en la televisión, el cine y en los libros retratan al amor una forma perfecta y fantasiosa como en un cuento de princesas.

Bajo esta concepción del amor, hombres y mujeres esperan encontrar en la vida a esa otra mitad que les complementa y entiende en todo momento.

Una fantasía que muchas personas desean para su futuro y con la cual sufren al enfrentarse de la “cruel” realidad. Ya que ninguna relación sentimental es perfecta como las de los cuentos e incluso pueden terminar en separación.

En la vida real, una pareja se enfrenta cada día a diferentes aspectos de su relación tanto externos como internos. Donde cada problema, duda, herida y victoria representa un avance importante para el fortalecimiento de dicho vínculo.

De esta forma una relación de pareja constantemente batalla contra aquellas situaciones que ponen a prueba su vínculo. Y en muchos casos, dicha tensión logra separarlos de forma temporal o definitiva, al no lograr un acuerdo entre ambos.

Un amor verdadero sufre y crece

amor verdadero

Es por ello que es necesario visualizar al amor desde una perspectiva más realista y sincera. De esta forma es posible apreciar, valorar y cultivar el amor de forma natural mediante sus errores y aciertos.

Al dejar de lado las fantasías de la televisión y los libros, las personas son capaces de amar sin límites, comparaciones, ilusiones y falsas esperanzas. Debido a que se entregan al sentimiento de forma libre y sincera, sin necesidad de motivos o explicaciones.

Quienes perciben la búsqueda del amor bajo el sentido extremo del romanticismo, suelen experimentar gran decepción. Dado que una pareja requiere de trabajo duro, comunicación, entendimiento, empatía, libertad, confianza e independencia.

Muy diferente de los conceptos que se suelen asociar con las relaciones sentimentales donde la vida mejora al conocer a tu media naranja. Sin embargo, esta magia no ocurre en la vida real y al contrario de lo esperado, se convierte en una responsabilidad extra a tu día a día.

Ya que la estabilidad, confianza y el futuro de la pareja depende del interés, pasión, compromiso, entrega y constancia del uno con el otro. Buscar el amor se trata de enfrentarse a momentos de felicidad, dolor, desesperación, soledad y alegría, que pueden fortalecer o destruir el vínculo.

En una clara demostración de que el amor no es algo perfecto lleno de suspiros enamorados y corazones en los ojos. Sino de un acto que involucra a dos personas física y emocionalmente a través de un largo camino de crecimiento personal y superación.

Donde a veces la pareja logra salir victoriosa en compañía de su ser amado, respetando y entendiendo sus errores y aciertos. Al comprender que su amor es real, crudo, en ocasiones doloroso pero aún así la felicidad y plenitud que brinda, es su mejor recompensa