Espiritualidad

Cuidado con tu tolerancia, tú le enseñas a los demás cómo tratarte

Con el objetivo de mantener una relación cordial con otros individuos, una persona puede llegar a mostrar tolerancia, paciencia, empatía y compasión por otros.

Sin embargo un exceso de tolerancia puede causar efectos negativos sobre la forma en que otras personas interactúan contigo gracias a esa concesión.

Al interactuar con el entorno, las personas buscan actuar de determinada manera con el objetivo de recibir el mismo tipo de trato de parte de otros. Y así fomentar un buen ambiente y energía entre las personas que te rodean y con las que compartes y te relacionas frecuentemente.

El mostrar un alto nivel de empatía, tolerancia y paciencia con las personas de tu entorno facilitan el mantenimiento a largo plazo de las relaciones personales. Sin embargo su exceso puede hacer que otros individuos se aprovechen y tomen ventaja para causarte dolor, malestar e incomodidad al sobrepasar los límites.

Comúnmente al mostrarse tolerante con las acciones, opiniones, deseos y comportamiento de las personas que forman parte de tu entorno. Te muestra vulnerable ante ciertos individuos, los cuales ven tu amabilidad, cordialidad y empatía como una forma de aprovecharse para imponerse sobre ti.

La tolerancia puede ser un arma de doble filo

Todas las personas poseen distintas formas de actuar con su entorno social, familiar y pareja. Cada una de estas relaciones se basa en la confianza, compresión, paciencia, empatía y entendimiento que existe entre los individuos que permite el desarrollo de dicho vínculo.

Es por ello que la tolerancia y el respeto forman parte fundamental de cualquier tipo de interacción, conversación o discusión. Dado que a través de ambas cualidades se logra una convivencia exitosa, al aceptar, valorar y respetar las opiniones, acciones y decisiones de otros, aunque no sean de tu preferencia.

Sin embargo al manifestar un exceso de tolerancia y paciencia hacia otras personas también puede ser una mala jugada para ti como individuo. Ya que al bajar tus límites personales y tu propia guardia, permites que el entorno se imponga sobre tu persona.

Es por ello que es tan importante aprender a mantener un nivel medio de empatía, tolerancia y paciencia con las personas del entorno. De forma de respetar, valorar y apreciar los pensamientos, acciones y comportamiento de los demás, sin que las mismas representen un peligro para tu salud emocional y mental.