Aproximadamente hace 15 años que mi viejo ya no está. Sin duda él era mi compañero de vida. Mis plantas me recuerdan a ese hombre amable y amoroso. Por eso, cuando las cuido de cierta madera lo estoy rindiendo un homenaje. Mi esposo era muy lúcido...