Naturaleza Noticias

Bella y Tarra, una elefante y una perrita sin hogar que se hicieron grandes amigas

Cuando conozcas la historia de este elefante y esta perrita quedarás enamorado con la amistad que sostienen ¡Ellas son Bella y Tarra!

La amistad es una de las cosas más importantes para nosotros los seres humanos pero así como lo es para nosotros al parecer también es importante para los animales, a ellos también les va muy bien con los amigos.

Muchas personas por lo general no creen en la amistad entre los animales y menos si se trata de otras especies, pero esto puede pasar, es algo muy común a decir verdad y hoy te hablaremos de una historia muy bonita que lo demuestra.

En esta oportunidad la historia la protagonizan una elefantita y una perrita quienes además de compartir una bella amistad comparten un aspecto de su vida y es que ambas viven en la calle y es sin duda una historia conmovedora.

Si te gustan las historias conmovedoras y hermosas entonces esta sin duda alguna es perfecta para ti, es muy bonita y demuestra que no hay límites cuando de amistad se trata así que presta mucha atención a este post que hoy traemos para ti.

Una hermosa historia de amistad entre un elefante y una perrita

Como ya te lo decíamos, la historia de hoy habla de la amistad y la protagoniza una elefantica cuyo nombre es Tarra y una perrita que se llama Bella quienes son muy buenas amigas y ambas viven en la calle.

Estas amiguitas habitan en Hohenwald, Tennessee que queda al sur de Nashville un lugar donde hay una zona de bosques, lagos y uno que otro campo ondulado, es un paraíso rural donde se ubica un Santuario de Elefantes.

Este Santuario ocupa una superficie de 1,090 hectáreas y se estableció en el año 1995 para así proporcionar refugios donde los elefantes viejos, enfermos y necesitados de cuidados pueden caminar con total calma y paz sin ser molestados por los cazadores.

Otra de las misiones de este Santuario es dar a conocer al mundo la crisis que estas criaturas enfrentan día tras día en la sociedad, además de ello se dan a conocer lo sensibles, apasionados, intensos, juguetones y muy inteligentes animales que además están en peligro de extinción.

En este lugar hacen vida algunos elefantes que fueron rescatados aun cuando eran bebés, otros más han sido rescatados de los circos, muchos de ellos incluso llegaron lesionados, lastimados y deficientes por el aislamiento, hasta estrés presentaban pero esto cambió para Tarra con la llegada de Bella.

La historia se dio a conocer mediante un informe de Steve Hartman de CBS, donde América y el mundo se enteraron de esta conmovedora relación en el año 2009.

La cuidadora de este santuario dice que los elefantes buscan compañía y son animales sociables por lo que no es extraño que Tarra sea tan buena amiga de Bella, dicen que es una pareja impresionante aun cuando se trata de un elefante y un perro.

Tarra es una elefante asiática, nacida en Birmania y fue capturada en 1974 e importada a Estados Unidos antes de que el comercio se considerara ilegal, y Buckley la cuidadora, viajó con ella por todo el país, actuando en circos así como también estuvo en zoológicos pero en 1995 se retiró de apariciones públicas y se estableció en el Santuario para Elefantes.

Esa es la historia de Tarra, pero Bella por su parte era solo una perrita callejera que vive en los terrenos del santuario, es una perrita de color liso y muy esponjoso que en el 2003 llegó a convertirse en la mejor amiga de Tarra.

Esta pareja inseparable comen juntas, duermen juntas y hasta pasean juntas a pesar de sus diferencias son muy buenas amigas, pero no todo es felicidad, un día Bella se enfermó y esta estuvo inmóvil en el segundo piso del Santuario y estuvieron separadas por semanas pero luego Bella se recuperó y retomaron su vida, sin duda alguna un ejemplo que los humanos debemos seguir.

Esperamos que te haya gustado este post.

Gracias por leernos.