Hogar

5 locuras que heredan los niños de sus tíos y tías

Las tías y tíos se convierten en confidentes, mentores y compañeros de juegos de los sobrinos, ya que son capaces de despertar los sentimientos más profundos.

Los tíos siempre están presentes en los momentos más importantes de los sobrinos, generando en ese preciso momento, un lazo que los acompañará a ambos para el resto de sus vidas.

Por lo que, habitualmente decidimos en que se transformen en unos segundos padres y mejores amigos de los niños. Tanto en la paternidad como en la maternidad que llegan a ser experiencias únicas e implican lazos realmente mágicos. Estas relaciones por lo general se fortifican.

Los tíos tienen la obligación de educar y cuidar, sin la obligación de criar o reprender. Esta libertad dada por la distancia que los separa de ser verdaderos padres, permite estar más cerca de los chicos. Por esta razón, la comunicación es más fluida y amena.

Si eres tío, sabes que los sobrinos traen a nuestra vida luz. Es una pequeña persona que nos ilumina los días y calma nuestro amor infinito. Nos da la oportunidad de acercarnos a lo maravilloso que es la infancia y nos prepara para cuando seamos padres.

¿Qué heredan de los tíos y las tías nuestros sobrinos?

  • Lo fantástico de la coquetería.
  • El amor por los paseos divertidos.
  • La pasión y creatividad al momento de cocinar.
  • Las ganas desenfrenadas por la diversión.
  • La fantasía en todo su esplendor.

Sin duda, es una relación fascinante, llena de amor y generosa. Dura para siempre, y como todo vínculo, poco a poco se adapta a los tiempos y necesidad de cada persona que lo componen.

Los tíos y tías son los parientes, casi padres, que se convierten en amigos, confidentes, maestros y compañeros de juego. ¿Cómo no guardarles un espacio en nuestro corazón para toda la vida?