Espiritualidad

Test: Lo que veas primero te dirá cuál es tu tipo de energía

Todo ser humano contiene energía en su interior aunque en la mayoría de las ocasiones es difícil determinar a simple vista qué tipo existe dentro de ti.

El flujo de energía permite que un individuo experimente diversos altibajos en su estado de ánimo, nivel de agotamiento e incluso en sus emociones.

Esto se debe a que el tipo y el nivel de energía de cada persona, posee un papel de gran importancia dentro de su comportamiento. Este combustible puede influenciarse de forma positiva o negativa por factores internos (preocupaciones, miedos, alegrías, motivaciones), y externos (estación del año, fechas especiales, o clima).

De esta forma una persona cuya mente se encuentra repleta de ansiedad, estrés y temores suele poseer una baja de su energía. La cual se refleja en su estado de salud física, emocional y mental, hasta el punto de necesitar una recarga energética para hacer frente a las dificultades y superar el agotamiento.

Es por ello que la energía es considerada como una forma de combustible para todo ser vivo, dado que es inevitable su uso en el día a día. Además, el tipo y nivel energético en cada persona, contribuye con la forma en que dicho individuo se comporta, interactúa y enfrenta a las problemáticas de su vida.

Aunque no todo es tan simple como parece, ya que es imposible resumir las energías dentro de tu cuerpo en tan solo una categoría y tipo. Por lo que es difícil lograr determinar a simple vista qué tipo existe en tu interior y cuál es su mayor ventaja con respecto a tus habilidades, ideas y pensamientos.

Descubre la energía de tu interior

Es por ello que para ayudarte a determinar qué tipo de energía se encuentra en movimiento dentro de ti, te presentamos este sencillo test visual. Su mayor ventaja es que poseen dificultan el engaño dado que tu propia mente y energía es la responsable de empujarte hacia dirección correcta según tus deseos, motivaciones, preocupaciones y carácter.

De esta forma facilita el descubrir en tan solo un par de minutos, aquello que tu subconsciente conoce sobre tu energía y que quizás tú mismo ignoras de forma inconsciente. Ahora solo necesitas mirar la imagen a continuación y responder sinceramente ¿Qué fue lo primero que viste?

Copa del árbol: Energía creativa

Si al visualizar la imagen lo primero que llamo tu atención fue la copa del árbol, se trata de un día afortunado para tus proyectos personales. Dado que significa que en tu interior se encuentra un gran flujo de energía creativa que te facilitará el improvisar, resolver problemas y brindar nuevas soluciones.

Es el combustible ideal para quienes necesitan presentar un nuevo proyecto, dado que las ideas y sugerencias flotarán libremente por tu mente. Sin duda una gran ayuda para cumplir con tus labores profesionales y destacar por tu ingenio.

Además esta energía no se limita al trabajo o a los estudios, ya que puedes llevar esta creatividad a un ambiente íntimo con tu pareja y aprovechar el incremento del deseo y pasión para una noche inolvidable.

Caras enfrentadas: Energía conflictiva

En caso de enfocar tu mirada en los perfiles que se enfrenta cara a cara, lastimosamente la energía en tu interior no brinda buen augurio. Debido a que tiende a ser inestable, por lo que es fácil sentir el estrés, ira, irritación, molestia y frustración ante tu trabajo, compañeros y decisiones.

Este flujo irregular además puede generar discusiones y conflictos con las personas de tu entorno, especialmente si estás comparten el mismo estado de ánimo. Por lo que te recomendamos practicar actividades que te permitan canalizar esa energía negativa fuera de tu mente.

Práctica yoga, meditación, lectura, escritura, sal de paseo o escucha música y deja salir todo aquello que te causó molestia. Solo así podrás renovar tu equilibrio y limpiar el ambiente a tu alrededor.

Raíces del arbol: Energía amorosa

Si tus ojos se sintieron atraídos por la extensa raíz, te tenemos buenas noticias, ya que en tu interior está repleto de amor y cariño por tus seres queridos. Es un día perfecto para reunirte con tus amigos, visitar a la familia y disfrutar de la compañía de tu pareja.

Incluso un simple abrazo es capaz de brindarte esa calidez que tanto necesitabas y desconocías. También puedes aprovechar este momento para tener una conversación sincera y de brindar perdón a quienes te causaron daño y dolor.