Curiosidades

Una pareja eligió viajar por 21 países de luna de miel en vez de celebrar su boda

Muchas parejas sueñan con el inolvidable momento de la boda como un evento único e irrepetible en el que reunir a familias y amigos para la celebración.

Sin embargo una pareja decidió modificar esta antigua tradición y en cambio optaron por viajar por 21 países, en vez de llevar a cabo la típica celebración de la boda.

Aunque para gran parte de la población, una boda incluye una fiesta multitudinaria, bailes, torta y la reunión de amigos y familiares. En realidad, la unión de dos personas consiste en el acto de compartir tu vida con la persona elegida para enfrentar los desafíos, retos y aventuras que el futuro les depara.

Y pese a que forma parte de la tradición de diversas culturas, la celebración de la boda no está obligada a seguir el protocolo tradicional. Así lo demostró esta joven pareja brasileña, quienes en vez de organizar un evento ceremonial, escogieron disfrutar de la luna de miel viajando a través de 21 países.

Celebrar la boda de forma original

Los jóvenes Bernardo y Natalia soñaban desde varios años atrás con recorrer el mundo y descubrir nuevos paisajes, culturas y personas. Sin embargo, la rutina diaria, el trabajo y sus obligaciones impidieron a la pareja, realizar el tan deseado viaje.

Es por ello que al unir sus vidas en matrimonio, los jóvenes decidieron dejar de lado los largos y tediosos preparativos típicos de una boda. Y en cambio invirtieron su tiempo y dinero, organizando una luna de miel inolvidable, que consistió en recorrer 21 naciones distintas.

Para este increíble proyecto la pareja trabajó arduamente para financiar su increíble aventura de luna de miel. Y aprovecharon su matrimonio como motivo de celebración, aunque en vez de organizar su boda, se embarcaron en una travesía que duró unos 10 meses.

Bernardo y Natalia recorrieron países de América del Sur, Europa y Asia, entre los que se encuentran Vietnam, Portugal, Tailandia, Italia, España, Francia y los Países Bajos.

“Estuvimos conviviendo las 24 horas del día durante 5 meses. Aprendimos que cada día debía ser un consenso. Hicimos amigos y conocimos gente que viajaba en pareja, como nosotros. También aprendimos a disminuir la ansiedad, disfrutamos cada lugar, cada ciudad y país sin preocuparnos por el siguiente destino” manifestó la pareja.