Espiritualidad

«Lo estás haciendo bien», una frase que a veces necesitamos oír

Una palabra o frase de aliento es capaz de cambiar el estado de ánimo de una persona, especialmente al felicitar su empeño, esfuerzo y arduo trabajo.

 “Lo estás haciendo bien”, es una frase que muy pocas personas llegan a escuchar y decir a lo largo de la vida, pero que contiene un gran significado e impacto.

Las palabras de aliento, motivación y reconocimiento pese a parecer simples frases o comentarios, en realidad poseen un gran peso en la vida de las personas. Debido a que se trata de una demostración de aprecio y aceptación de todos los sacrificios, esfuerzos e incansable trabajo que lleva a cabo un individuo para lograr sus metas.

Una frase como “lo estás haciendo bien”, es la mayor señal de reconocimiento ante las decisiones, pasión, carisma, caídas y victorias que obtienes tras esforzarte por alcanzar alguno de tus objetivos.

Aunque muchas personas trabajan de forma inalcanzable sin la necesidad de recibir motivación o incentivo por parte de otros. En realidad, escuchar la frase correcta puede causar un gran cambio emocional en el comportamiento de los  individuos. Incluso en aquellos con gran fortaleza mental.

Una sola frase es capaz de dar ánimo

Todas las personas en algún momento de la vida requieren de reconocimiento por parte de otros, sobre su trabajo, esfuerzo y dedicación. Debido a que una frase de halago y aliento es una de las formas más tangibles que evidencian que lo que haces, dices, creas y expresas tiene un verdadero valor para tu entorno.

Una frase  motivacional funciona como un refuerzo positivo que representa una fuente de energía para la persona que la recibe. Quien incluso de forma inconsciente, busca recibir algún tipo de  recompensa por su trabajo, sacrificio, constancia y esfuerzo.

Al recibir una frase de aliento, una persona encuentra la fuerza para seguir enfrentándose a las dificultades y perseguir sus sueños y objetivos. Sirve como un bálsamo para su autoestima, confianza y sensación de la seguridad sobre sus habilidades, cualidades, decisiones y opiniones.

Normalmente los niños requieren de una palabra de aliento para sentirse motivados y seguros de sus acciones, aunque incluso los adultos necesitan de recibir algún tipo de aliento, reconocimiento y aceptación.