ecologia

Ingenieras chilenas diseñaron un cargador para celular que se enchufa en las plantas

Las plantas a través de la fotosíntesis brindan oxígeno, absorben y purifican el dióxido de carbono y generan energía suficiente para cargar teléfonos celulares.

Así lo afirman un grupo de ingenieras chilenas, que diseñaron un cargador de baterías que utiliza la energía fotosintética proveniente de las plantas.

Desde hace años, el mundo registra un incremente imparable de novedosos y revolucionarios avances tecnológicos. Los cuales además de brindar grandes beneficios a la humanidad al facilitar ciertas labores, también favorecen el despilfarro de energía.

Una terrible consecuencia que con el paso del tiempo se ha convertido en una de las problemáticas actuales que enfrentan los gobiernos del mundo. Y que además, requiere con urgencia la creación de contramedidas ecológicas y autosustentables que ayuden al aprovechamiento de dicha energía.

Aprovechar la energía de las plantas

Bajo esta premisa las universitarias chilenas Camila Rupcich, Evelyn Aravena y Carolina Guerrero diseñaron un cargador de dispositivos electrónicos que no requiere de una red eléctrica.

El innovador e increíble “E-Kaia” consiste en  un cargador de teléfonos celulares portable  que obtiene su energía al conectarse de las plantas. Para llevar a cabo una carga exitosa, el invento utiliza la energía residual de la fotosíntesis vegetal la cual transforma posteriormente en energía eléctrica.

Además solo requiere de la energía de una planta saludable para trabajar correctamente. Al generar un circuito bajo tierra que produce 5 voltios y 600 miliamperios, los cuales son suficientes para realizar la carga sin dañar a las plantas.

Aunque los detalles sobre el invento permanecen en la incógnita –dado que su patente se encuentra en proceso-. Se conoce que el E-Kaia puede cargar un dispositivo electrónico con bastante rapidez en comparación con un cargados convencional. Ya que solo requiere de una hora y 30 minutos para lograr cargar totalmente la batería de un teléfono celular.

Sin duda un invento revolucionario capaz de generar un cambio en el uso de las energías, especialmente al poder utilizar el poder de las plantas en esta causa.